Translate

domingo, 14 de febrero de 2016

FORJAR UNA ELEVADA AUTOESTIMA

La forma en que nos vemos a nosotros mismos, a los demás y al mundo viene determinada por el nivel de autoestima y sentimiento de competencia que nos forjamos desde la cuna.
No conozco un regalo más valioso para un niño por parte de sus padres y profesores que contribuir a que consiga cuanto antes amor a sí mismo, buena imagen de la persona que es, percepción positiva de sus cualidades y aptitudes y autoconfianza y reafirmación en la idea de que es capaz  de sobreponerse a los problemas y adversidades que le varan surgiendo cada día.

Progenitores y educadores no deben perder de vista jamás que por encima de la formación intelectual y del aprendizaje de las distintas materias escolares, la educación como persona es crucial y determinante para su futuro y el de todos aquellos con quienes se relacione.

¿Cuántas con las fuentes de energía en las que bebe y se nutre la autoestima del niño? 
Básicamente son cuatro:

* La primera es sentirse querido y valorado por sí mismo, por sus cualidades, que le hacen diferente y valioso, es decir, su singularidad, el sentirse como un ser único, con sus virtudes y defectos para sus padres y profesores. Potenciemos en cada niño su valía y singularidad.

* La segunda fuente de energía consiste en establecer una fuerte y segura vinculación familiar y social en su propio hogar, en la escuela, con los amigos y vecinos. Formar parte de un grupo humano, de un equipo y establecer sólidos vínculos de amistad y de afecto le lleva a sentirse valorado, aceptado y acogido socialmente.

* La tercera en la que se alimenta de seguridad y auto confianza el pequeño y el adolescente es la sensación-convicción de poder. Saber que dispone de medios, de capacidades y aptitudes y también de actitudes para modificar y mejorar sus circunstancias, adaptarse y renovarse, pudiendo encontrar alternativas para resolver los problemas.

* La cuarta fuente motivadora y energizante es el hecho de contar con referentes válidos, con modelos dignos de ser imitados, para aprender a establecer una escala de valores sobre lo bueno y lo malo, lo favorable y lo perjudicial. Recordemos siempre que "el ejemplo es la escuela de la humanidad y corrige mucho mejor que las simples reprimendas".


COMO POTENCIAR LA AUTOESTIMA O DESTRUIRLA CON NUESTRA PROPIA CONDUCTA

1. Demostrarle que le quieres y le valoras en lugar de ponerle etiquetas negativas y decirle que no esperas nada bueno de él.

2. Atiende y refuerza constantemente cualquier mínimo esfuerzo de tu pequeño. Centra tu atención en lo bueno y positivo de tu hijo y háblale con respeto y calma en lugar de criticarle constantemente, mostrarte frío y distante y hablarle a gritos y con amenazas.

3. Considera sus fallos y errores como parte necesaria en el aprendizaje para que sepa sacar partido de ellos y superarse en lugar de olvidar que necesita tu aliento, reconocimiento y apoyo.

4. Enséñale a ser más sociable y solidario, que sepa compartir y ser empático en lugar de criticarle que sea una persona muy sociable y sobreprotegerle constantemente.

5. Que aprenda de ti a ser respetuoso, afable,comprensivo y tolerante en lugar de aludir constantemente a sus fracasos y carencias, ridiculizarle, compararle desfavorablemente con los demás y avergonzarle.

6. Perdónale, compréndele y potencia la confianza en sí mismo con tus actitudes y comentarios en lugar de juzgarle, condenarle sin conocer los motivos y dejarle con la moral por los suelos.

7. Dedícale tiempo, interésate por sus cosas y demuéstrale que estás a su lado en lugar de ignorarle y no estar presente apenas para nada.

8. Déjale cierta libertad para que aprenda a utilizarla en lugar de invadir su espacio y agobiarle.

9. Demuéstrale que estás satisfecho con él, por lo menos de vez en cuando, en lugar de repetirle constantemente que es un desastre y fracasa en todo.

10. Llena tu casa de alegría y optimismo, cultiva el buen humor y contágiaselo a los tuyos de vez de ser un cascarrabias, eterno insatisfecho que les amargas la vida y te la amargas a ti mismo.

Bernabé Tierno (psicólogo y escritor)

1 comentario:

  1. Muy bueno este artículo.
    Muchas gracias,
    Maite

    ResponderEliminar