Translate

viernes, 8 de julio de 2016

LA EMPATÍA Y LA ESCUCHA

Cuando te pido que me escuches y tú empiezas a darme consejos, no has hecho lo que te he pedido.

Cuando te pido que me escuches y tú empiezas a decirme que no tendría que sentirme así, no respetas mis sentimientos.

Cuando te pido que me escuches y tú sientes el deber de hacer algo para resolver mi problema, no respondes a mis necesidades.

¡ESCÚCHAME!

Todo lo que te pido es que me escuches, no que hables o que hagas. Sólo que me escuches.
Aconsejar es fácil. Pero yo no soy un incapaz. Quizás esté desanimado o en una situación difícil pero no soy un inútil.

Cuando tu haces por mi lo que yo podría hacer y no necesito, no haces más que contribuir a mi inseguridad. Pero cuando aceptas, simplemente, que lo que siento me pertenece aunque sea irracional, entonces no tengo que intentar hacértelo entender, sino empezar a descubrir lo que hay dentro de mi.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada